LA CONFESIÓN

 

  • "¿Por qué -se objeta- revelar a un hombre como yo mi situación más intima y también mis culpas más secretas?". "¿Por qué -se continúa objetando-no dirigirme directamente a Dios o a Cristo y verme obligado, en cambio, a pasar por la mediación de un hombre para obtener el perdón de mis pecados?" (Aloc. 3-III-84).

Dato esencial de fe

  • Como dato esencial de fe sobre el valor y la finalidad de la Penitencia se debe reafirmar que Nuestro Salvador Jesucristo instituyó en su Iglesia el Sacramento de la Penitencia, para que los fieles caídos en pecado después del Bautismo recibieran la gracia y se reconciliaran con Dios.

  • Gracias al amor y misericordia de Dios, no hay pecado por grande que sea que no pueda ser perdonado; no hay pecador que sea rechazado. Toda persona que se arrepienta será recibida por Jesucristo con perdón y amor inmenso (Aloc 29-lX-79).

  • Sobre la esencia del Sacramento ha quedado siempre sólida e inmutable en la conciencia de la Iglesia la certeza de que, por voluntad de Cristo, el perdón es ofrecido a cada uno por medio de la absolución sacramental, dada por los ministros de la Penitencia.

"A quien perdonareis..."

  • Este poder de perdonar los pecados Jesús lo confiere, mediante el Espíritu Santo a simples hombres, sujetos ellos mismos a la insidia del pecado: "Recibid el Espíritu Santo a quien perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos" (Jn 20, 22). Es ésta una de las novedades evangélicas más notables.

  • Aquí se revela en toda su grandeza la figura del ministro del Sacramento de la Penitencia, llamado; por costumbre antiquísima, el confesor. Como en el altar donde celebra la Eucaristía y como en cada uno de los Sacramentos, el Sacerdote, ministro de la Penitencia, actúa "in persona Christi".

  • Confesamos nuestros pecados a Dios mismo, aunque en el confesonario los escucha el hombre-sacerdote (Hom. 16-III-80).

  • Por otra parte los miembros del Pueblo de Dios, con instinto sobrenatural, saben reconocer en sus sacerdotes a Cristo mismo, que los recibe y perdona, y agradecen de corazón la capacidad de acogida, la palabra de luz y consuelo con que acompañan la absolución de sus pecados (Aloc. 30-XI 83).

  • ¡Qué tesoro de gracia, de vida verdadera e irradiación espiritual no tendría la Iglesia si cada Sacerdote se mostrase solícito en no faltar nunca, por negligencia o pretextos varios, a la cita con los fieles en el confesonario!

  • Otros trabajos pueden ser pospuestos e incluso abandonados, por falta de tiempo; pero no asi el trabajo de la confesión (Discurso, 20-IV-79).

Algunas convicciones fundamentales

  1. Es el camino ordinario

    • Insidia al Sacramento de la Confesión la mentalidad, a veces difundida, de que se puede obtener el perdón directamente de Dios incluso de modo ordinario, sin acercarse al Sacramento de la reconciliación.

    • La primera convicción es que, para un cristiano, el Sacramento de la Penitencia es el camino ordinario para obtener el perdón y la remisión de sus pecados graves cometidos después del Bautismo. (...)

      Sería pues insensato, además de presuntuoso, querer prescindir arbitrariamente de los instrumentos de gracia y de salvación que el Señor ha dispuesto y, en su caso especifico, pretender recibir el perdón prescindiendo del Sacramento instituido por Cristo precisamente para el perdón.

  2. Función del Sacramento

    • La segunda convicción se refiere a la función del Sacramento de la Penitencia para quien acude a él. Éste es, según la concepción tradicional más antigua, una especie de acto judicial; pero dicho acto se desarrolla ante un tribunal de misericordia, más que de estrecha y rigurosa justicia.

    • Pero reflexionando sobre la función de este Sacramento, la conciencia de la Iglesia descubre en él, además del carácter de juicio en el sentido indicado, un carácter terapéutico o medicinal (...): "Yo quiero curar, no acusar", decía San Agustín refiriéndose a la práctica de la pastoral penitencial, y es gracias a la medicina de la confesión que la experiencia del pecado no degenera en desesperación.

  3. Partes que lo componen

    • La tercera convicción, que quiero acentuar, se refiere a las realidades o partes que componen el signo sacramental del perdón y de la reconciliación. Algunas de estas realidades son actos del penitente, de diversa importancia, pero indispensable cada uno o para la validez e integridad del signo, o para que éste sea fructuoso.

    1. Examen de conciencia

      • Una condición indispensable es, ante todo, la rectitud y la trasparencia de la conciencia del penitente. El acto llamado examen de conciencia debe ser siempre no una ansiosa introspección psicológica, sino la confrontación sincera y serena con la ley moral interior, con las normas evangélicas propuestas por la Iglesia, con el mismo Cristo Jesús, que es para nosotros maestro y modelo de vida.

      • Aprended a llamar blanco a lo blanco, y negro a lo negro; mal al mal, y bien al bien. Aprended a llamar pecado al pecado, y no lo llaméis liberación y progreso, aun cuando toda la moda y la propaganda fuesen contrarias a ello (Hom. 26-111-81).

    2. Dolor y propósito

      • Pero el acto esencial de la penitencia por parte del penitente, es la contricción, o sea un rechazo claro y decidido del pecado cometido, junto con el propósito de no volver ~ cometerlo, por el amor que se tiene a Dios y que renace con el arrepentimiento. (...) De esta contrición depende la verdad de la penitencia.

      • En realidad, la negligencia para solicitar el perdón, incluso la negativa de convertirse, es lo propio del pecador, hoy como ayer (Aloc. 15-VIII-83).

      • La necesidad de la Confesión quizá lucha en lo vivo del alma con la vergüenza; pero cuando el arrepentimiento es verdadero y auténtico, la necesidad vence a la vergüenza (Hom. 16-III-80).

    3. Acusación de los pecados

      • Acusar los pecados propios es exigido ante todo por la necesidad de que el pecador sea conocido por aquél que en el Sacramento ejerce el papel de juez -el cual debe valorar tanto la gravedad de los pecados, como el arrepentimiento del penitente- y a la vez hace el papel de médico, que debe conocer el estado del enfermo para ayudarlo y curarlo. (...) La acusación de los pecados es también el gesto del hijo pródigo que vuelve al padre y es acogido por él con el beso de la paz; gesto de lealtad y de valentía; gesto de entrega de si mismo, por encima del pecado, a la misericordia que perdona.

      • Tened presente que todavía está vigente y lo estará por siempre en la Iglesia la necesidad de la Confesión integra de los pecados mortales (Discurso, 80-l-81).

      • Porque, si el pecado y la culpa no fuesen reconocidos por lo que son a los ojos de Dios, entonces se pondría en peligro lo que hay de más humano en el propio hombre "¿Has pecado? -nos pregunta San Juan Crisóstomo- ¡confiesa entonces a Dios! Denuncia tu pecado, si quieres que te sea perdonado. No hay que cansarse para hacer esto, no se necesitan giros de palabras, ni debe gastarse dinero: nada de eso. Es preciso reconocer de buena fe los propios pecados y decir: He pecado " (Homilía sobre la penitencia, 2, 1) (Aloc. 30-X-82).

    4. El momento del perdón

      • Otro momento esencial del Sacramento de la Penitencia compete ahora al confesor juez y médico, imagen de Dios Padre que acoge y perdona a aquél que vuelve: es la absolución.

        La fórmula sacramental: "Yo te absuelvo...", y la imposición de la mano y la señal de-la cruz, trazada sobre el penitente, manifiestan que en aquel momento el pecador contrito y convertido entra en contacto con el poder y la misericordia de Dios. Es el momento en el que, en respuesta al penitente, la Santísima Trinidad se hace presente para borrar su pecado y devolverle la inocencia, y la fuerza salvífica de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús es comunicada al mismo penitente. ( ) Solamente la fe puede asegurar que en aquel momento todo pecado es perdonado y borrado por la misteriosa intervención del Salvador.

    5. Cumplir la penitencia

      • La satisfacción es el acto final, que corona el signo sacramental de la Penitencia. En algunos Países lo que el penitente perdonado y absuelto acepta cumplir, después de haber. recibido la absolución, se llama precisamente penitencia.

      • La penitencia tiene por misión conseguir la remisión de las penas temporales que, después de la remisión de los pecados, quedan aún por expiar en la vida presente o en la futura (Aloc. 22-III-83).

Otras convicciones

  1. Algunos frutos del perdón

    • Hay que subrayar que el fruto más precioso del perdón obtenido en el Sacramento de la Penitencia consiste en la reconciliación con Dios, la cual tiene lugar en la intimidad del corazón del hijo pródigo, que es cada penitente. Pero hay que añadir que tal reconciliación (...) repara las rupturas causadas por el pecado: el penitente perdonado se reconcilia consigo mismo en et fondo más íntimo de su propio ser, en el que recupera la propia verdad interior se reconcilia con los hermanos, agredidos y lesionados por él de algún modo; se reconcilia con la Iglesia; se reconcilia con toda la creación.

    • Cristo nos cura precisamente allí donde estamos enfermos de ese mal contagioso que crea el desequilibrio en el mundo entero: el egoísmo, la envidia, la voluntad de dominio... (Aloc 30-X-82).

    • Y cuantos se acercan al confesonario, a veces después de muchos años y con el peso de pecados graves, en et momento de alejarse de él, encuentran el alivio deseado encuentran la alegría y la serenidad de la conciencia que fuera de la confesión no podrán encontrar en otra parte (Hom 16-III-80).

  2. Eucaristía y Confesión

    • Hay serias razones para extrañarse y abrigar algún temor, cuando en ciertas regiones se ve a tantos fieles recibir la Eucaristía siendo así que muy pocos se han acercado al sacramento de la reconciliación (Aloc 1-IV-82).

    • Pero queda en pie la advertencia de San Pablo: "El que come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación" (l Cor 11, 29). "Discernir el Cuerpo del Señor" significa, para la doctrina de la Iglesia, predisponerse a recibir la Eucaristía con una pureza de espíritu que, en el caso de pecado grave, exige la previa recepción del sacramento de la Penitencia (Aloc. 18-IV-84).

    • A quien desea comulgar debe recordársele el precepto: Examínese pues, el hombre a sí mismo (I Cor 11, 28). Y la costumbre de la Iglesia muestra que tal prueba es necesaria, para que nadie, consciente de estar en pecado mortal, aunque se considere arrepentido, se acerque a la santa Eucaristía sin hacer previamente la confesión sacramental.

  3. Sed coherentes

    • Manteneos coherentes con el mensaje y la amistad con Jesús; vivid en gracia, permaneced en su amor, poniendo en práctica toda la ley moral, alimentando vuestra alma con el Cuerpo de Cristo recibiendo periódica y seriamente el sacramento de la Penitencia (Mensaje, 30-VIII-80).

  4. El único modo ordinario de confesarse

    • La confesión individual e integra de los pecados con la absolución igualmente individual constituye el único modo ordinario, con el que el fiel, consciente de pecado grave, es reconciliado con Dios y con la Iglesia. De esta ratificación de la enseñanza de la Iglesia, resulta claramente que cada pecado grave debe ser siempre declarado, con sus circunstancias determinantes, en una confesión, individual.

    • En cambio, la reconciliación de varios penitentes con confesión y absolución general reviste carácter de excepción y por tanto no queda a la libre elección. (...) Ésta no puede convertirse en forma ordinaria y no puede ni debe usarse si no es "en casos de grave necesidad", quedando firme la obligación de confesar individualmente los pecados graves antes de recurrir de nuevo a otra absolución general. (...) Esta posterior confesión integra e individual de los pecados, debe hacerse lo antes posible.

  5. Confesor fijo

    • Es necesario comprender la importancia de tener un confesor fijo a quien recurrir habitualmente: él, llegando a ser así también director espiritual, sabrá indicar a cada uno el camino a seguir para responder generosamente a la llamada a la santidad (Aloc. 4-XII-81).

  6. María, "aliada de Dios"

    • Os invito a dirigiros conmigo al Corazón Inmaculado de María, Madre de Jesús, en la que se realizó la reconciliación de Dios con la humanidad. (...) Verdaderamente Maria se ha convertido en la "aliada de Dios" en virtud de su maternidad divina, en la obra de la reconciliación.

    • Esperanza nuestra, míranos con compasión, enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestras culpas y pecados en el sacramento de la Penitencia, que trae sosiego al alma (Oración a la virgen de Guadalupe, enero de 1979).